28/12/12

La Turca

Cuando alguien se nos muere




Poema a Eduardo Bosco





Fue necesario el grave, solitario lamento del viento entre los árboles,



para que tú supieras más que nadie ese desesperado resonar,



ese rumor sombrío con que pueden decirse las palabras



cuando de nada vale su fugaz melodía,



cuando en la soledad -la única apariencia verdadera -,



contemplamos, callando, los seres y los tiempos que fueron en nosotros



irrevocables muertes cuyos nombres no sabremos jamás.





Fue necesario el ocio de aquellas largas noches



que minuciosamente ordenaste en recuerdos, memorioso,



para que tú pasaras sosteniendo la sombra con tu sombra,



apenas presentida por los días,



con tu misma pausada palidez demorándose aún después de haberte ido,



porque era tu adiós la despedida última,



la última señal que acercaba los sueños desde el incontenible amanecer.





Fue necesario el lento trabajo de los años,



su rápido fulgor, su mustio decaer entre pesados muros



que sólo levantaron respuestas de ceniza a tu llamado



para que tú miraras largamente tus despojadas manos



como una llanura donde los vientos dejan polvaredas mortales,



mientras disponen, lejos,



la tempestad que arrase desmedida su sediento destino.





Fue necesario todo lo que fuimos contigo,



lo que somos contigo del lado de los llantos,



para saber, viviendo, cuánta sorda tiniebla te asediaba



y encontrarnos, después,



Con el transido resplandor del aire que dejaste muriendo.





Porque todo este tiempo



es el innumerable testigo que nos trae las mismas evidencias,



aquello en lo que fuiste cuanto eras, de una vez para siempre:



acostumbrados gestos,



ciertos ritos que cumpliera tu sangre sumisa a la memoria,



esos nocturnos pasos acercando los campos



donde la luz es sólo un repetido comienzo de penumbras,



las remotas paredes, las efímeras cosas a las que retornabas



con la triste paciencia de quien guarda afanoso, en la mirada,



paisajes habituales que más tarde



aliviarán el peso de las horas en sabido destierro.





Tú pedías tan poco.



Apenas si anhelas un tranquilo vivir que prolongara la duración de tu alma



en idéntico amor,



en radiante amistad, en devoción sagrada



por gentes que existieron con la simple nobleza de la tierra,



sin glorias ni ambiciones.



Tú amabas lo inmortal, lo grandioso terrestre.





Mas no pudo el débil llamado de tu vida contra pesadas puertas



aposentos malditos, épocas miserables



donde la dicha duerme sordamente su legendario olvido-,



nada tu lejanía contra las invencibles mareas de lo inútil,



nada tu juventud contra ese rostro



que entre desalentadas rebeldías, nostalgias y furiosas pesadumbres,



infatigablemente se asomó a tus desvelos;



y unas noche sentimos dentro del corazón un ronco oleaje,



amargamente vivo,



en el preciso sitio donde ardía en nosotros,



como nosotros mismos duradera,



tu callada grandeza.





Ahora estamos más solos por imperio de muerte,



por un cuerpo ganado como un palmo de tierra por la tierra baldía,



recobrando al conjuro del más lejano soplo



realidades perdidas en lo más olvidado de los antiguos días,



imágenes que juntos traspasamos, que juntos nos esperan;



porque no es el recuerdo del pasado dispersos ademanes



-hojarascas y ramas que encendemos



para llorar al humo de una lánguida hoguera-,



sino fieles señales de una región dormida que aguarda nuestro paso



con las huellas de antaño suspendidas como eternos ropajes.





No es por decir, Eduardo, cuando alguien se nos muere,



no hay un lugar vacío, no hay un tiempo vacío,



hay ráfagas inmensas que se buscan a solas, sin consuelo,



pues aquí, y más allá,



tanto de lo que él fue respira con nosotros la fatiga del polvo pasajero,



tanto de lo que somos reposa irrecobrable entre su muerte



que así sobrevivimos



llevando cada uno una sombra del otro por los distantes cielos.



Alguna vez se acercarán,



Entonces, cuando estemos contigo para siempre,



Últimos como tú, como tú verdaderos.


Olga Orozco







MIRTA ABDON DE MAGGI nació el 17 de enero de 1947 en la ciudad de Córdoba. Fue asesinada el 19 de junio 1976 cuando tenía 29 años de edad. Poco antes de su asesinato, estando detenida en la Unidad Penitenciaria Nº 1 de Barrio San Martín, nació su hija Verónica, a quien llamaba “Dafne”. Era estudiante de Arquitectura y también de Bellas Artes. Trabajaba en el Centro de cómputos de Dirección General de Rentas y era militante del PRT-ERP.
“La Turca”, como le decían, nació en el seno de una familia de inmigrantes sirio- libaneses. Fue la tercera de cinco hijos de Domingo Abdón y de María Yacci. Su hermano mayor Ricardo Elías Abdón fue secuestrado en diciembre de 1975 en La Matanza, y continúa desaparecido. Otro de sus hermanos también fue secuestrado pero recuperó su libertad.
Cursó la escuela primaria en el Colegio José María Paz, frente a la Plaza Jerónimo del Barco de B°Alto Alberdi. A los 8 años estudió dibujo e inglés en la Biblioteca Popular de Alberdi. En el año 1974, ingresó a la Facultad de Arquitectura de la UNC. Además, cursaba la carrera de Bellas Artes en la Facultad de Filosofía y Humanidades. Con sus dibujos participó en exposiciones en el Museo Genaro Pérez. Su vocación por el arte se expresaba en la pintura, la poesía y la música.
“A los 16 años inauguró en el garage de su casa una escuelita de arte y pintura infantil Era la principal organizadora de concursos y premios. Asaltos, fiestas del día del estudiante. Hablaba francés fluido. Recitaba a García Lorca. Cantaba Edith Piaf. Tenía una trompeta y “tocaba “Diana” al amanecer y “Silencio” al atardecer y eran bellas estas ocurrencias que provocaban chistes y sonrisas en la familia. Cuando no lograba sus objetivos a veces se deprimía pero le duraba poco hasta que se le ocurría como realizarlos. Así era nuestra Petiza, como le decíamos en familia (…) avanzaba en la vida con alegría y la esperanza de un mundo mejor, imaginándose junto a su compañero y muchos hijos alrededor de una mesa larga” ( María Ester, su hermana, en el libro “ Los Arquitectos que no fueron”)
Trabajaba en el centro de Cómputos de la Dirección General de Rentas de la provincia de Córdoba y militaba en el PRT- ERP:
“eran los años de Onganía ‘66 y ’67, teníamos 17 años y éramos parte de un grupo alegre, inquieto y cuestionador de las cosas que estaban pasando en el país y el mundo”. Nos gustaba el colegio porque había espacios para participar y formar un centro de estudiantes, podíamos ‘hablar de política’, cosa que hicimos especialmente con el profe de educación democrática.” (…) “ …en el altillo de su asa de Alberdi, su pieza, entre ropas, papeles, libros, muñecos y posters de los Beatles nos reíamos con Mafalda, empezamos a leer cuentos de Cortázar y escuchábamos Mercedes Sosa, los Olimareños, a Sui Generis y Almendra, a Violeta Parra y Serrat, y me contaba del vecino que estaba enamorada y de la admiración y el amor que tenía hacia su hermano Elías. 
En Octubre del ’67, cuando nos enteramos de la muerte del Che, Mirta consiguió algunos diarios y revistas y nos juntamos en su casa varios compañeros a comentar las noticias. Recuerdo la tristeza que teníamos, mirando aquella foto del Che muerto en un catre de campaña. Llegamos a la universidad y fue el Mayo Frances y luego entre asambleas, barricadas y cierra de facultades pasó el cordobazo … y después Trelew...y así siguió una vorágine de acontecimientos que vivimos junta, nos impactaron y marcaron nuestro mundo; seguras y convencidas de que el cambio era posible…” (Testimonio de su cuñada Elba. Libro "Los Arquitectos que no fueron")
A los 25 años se casó con Gustavo Esteban Maggi, con quién tuvo una hija.
Era una mujer de gran humor, le gustaba ser irónica y muchas veces sorprendía con su humor negro en los momentos más inestperados. Ésta es una faceta que su hija Verónica heredó de Mirta.
A mediados de 1975 la detuvieron y el 19 de junio de 1976, fue sacada de la Unidad Penitenciaria Nº 1 para ser asesinada junto a Claudio Aníbal ZorrillaMiguel Ángel Barrera y Esther María Barberis en un fraguado intento de fuga. El certificado de defunción, firmado por el Dr. Justo Llamil Chalub, citaba como causa de muerte “hemorragia aguda” en la vía pública.
“… al día siguiente que se llevaron a la turca era domingo, día del padre, día de la bandera también, y nosotras teníamos programada una obra de teatro; las obras eran siempre dirigidas por la Turca, con la ayuda de Charo. Esa tarde de domingo la recuerdo a Charo, antes de comenzar la actividad, parada frente a lo que había sido la celda de la Turca, mirando por la mirilla para adentro, y cuando le pregunté que hacía me dijo: ‘vengo a pedirle fuerzas a la Turca para seguir con la función’…” (Edelveis Gallegos. Libro "Nosotras Presas políticas", Nuestra América 2006)

Fuente: Megacausa





26/12/12

William Burroughs

La vida de William Burroughs atravesó el siglo XX de espaldas a la historia oficial del mundo que lo rodeaba. Este hombre de perpetuo traje de tres piezas, corbata, tiradores y sombrero se caracterizó por la permanente ruptura con lo establecido. Junto a Jack Kerouac y Allen Ginsberg, logró imponer un estilo que marcó un quiebre a partir de lo que se llamó la “generación Beat” y, más adelante, inventó el “cut-up”, una técnica de escritura que podría definirse como el germen del remix musical: un collage literario. Fue transgresor desde sus libros y desde su forma de vivir. Homosexual, fanático de las armas de fuego y adicto a la morfina y a la heroína, el escritor residió en México, Tánger, París y Londres. Tuvo una causa penal por la muerte de su segunda esposa, Joan Vollmer, en un confuso episodio en el que él le disparó a una copa que ella había puesto sobre su cabeza en pleno trance de drogas y alcohol. Con Vollmer tuvo un hijo que murió en 1981, a los 33 años, adicto a la heroína. En sus obras más conocidas –El Almuerzo Desnudo, Queer y Yonki– se encuentran referencias autobiográficas en las que retrata los viajes –los físicos y los alucinados– que conformaron el repertorio de imágenes crudas y muy directas surgidas de la mente intoxicada y a la vez nítida del escritor, y dan una pincelada del submundo de droga y marginalidad en el que se manejaba. Burroughs: The Movie lo transforma en alguien más cercano, íntimo, palpable. Un espejo de sus ideas a través de sus propias palabras gomosas, nasales, masticadas, desnudas.


Nota de María Zentner para Página 12

18/12/12

Marilyn Monroe



Fuente: TUMBLR

Eva o el pecado original




Nada fue como dicen.

Yo descubrí mi cuerpo mojado en la maleza

y lo empecé a palpar.

Era mi cuerpo solo el que se hinchaba

inflamada mi vela.

No supe qué corría por mi vientre

trepaba hasta mi pecho

enceguecía.

Tuve miedo y grité

tuve miedo y rodé por la maleza.

Era fuego era sangre era lava de volcán

era espejismo.

No supe qué pasaba y tuve miedo

pero dejé rodar mi cuerpo y la llovizna

y algo estalló vibrante quién sabe en qué recodo.

Después dormí tranquila

un tiempo inexplicablemente largo.

Después quizás llegara Adán pero ya no lo vi

otra vez la llovizna humedeció mi cuerpo

y me sentí gritar   

  Poema de Odette Alonso

11/12/12

Conociste a Jorge Arancibia?

Jorge Emilio Arancibia había nacido el 4 de junio de 1953 en la Ciudad de Buenos Aires, hijo de Amalia Virginia María Paulina Galdo y Jorge Augusto Aranciba. Su madre había fallecido en 1974 y su padre vivió hasta noviembre de 1976.


Jorge e...studiaba Medicina y militaba en el PRT. Había vivido con sus padres en un departamento de la calle Chile 1372, 3° C, en Capital Federal.

El 10 de julio de 1976 se encontraba en una casa de la calle Ecuador 170, en la localidad de San Andrés, Pdo. de San Martín, cuando un grupo armado, conformado por una patota del Ejército, lo asesinó desarmado y rendido en el suelo. En esa ocasión otro compañero fue secuestrado y creemos que aún se encuentra desaparecido.

Su cuerpo no fue entregado a ningún familiar y se lo enterró como NN. Muchos años después se pudo reconocer el certificado de defunción con las fichas dactilares que se le tomaron antes de inhumarlo, pero sus restos no se han podido recuperar.

Si sos familiar de él, fuiste vecino, o conociste a Jorge Emilio Arancibia, a alguno de sus compañeros

o podés aportar datos sobre su militancia, su persona o las circunstancias de su ejecución, comunicate con nosotros a esta página, por mensaje, o por mail a conocisteajorgeemilioarancibia@gmail.com  

2/12/12

Leonardo Favio y el Padre Mugica

Leonardo Favio:
    Recuerdo que una vez el padre Mugica se cagó de risa porque yo tenía un rosario. ‘¿Te creés que Dios es tarado –me dijo–, que quiere que le estés repitiendo quince o veinte veces el Avemaría con ese podrido rosario que tenés ahí? Con todo eso lo estás aburriendo a Dios.’ ‘¿Vos te creés que Dios no mira con ternura todo esto?’, le contesté. Yo sé que mi rosario no ayuda en nada a Dios, pero él se da cuenta de que yo estoy repitiendo letanías que vienen de mis ancestros. Ese sonido me comunica con mis muertos queridos y con un universo de gente que se inclina ante la fe. Yo cuando rezo el Rosario lo hago con un profundo amor, y sé que Dios se sonríe frente a todo eso, como se sonríe Jehová cuando el judío se pone frente al Muro de los Lamentos, o frente a los que en la India le encienden sahumerios. Dios se sonríe con ternura porque nos ama.”



Poema de Cortázar

Aplastamiento de las gotas




Yo no sé, mirá, es terrible cómo llueve. Llueve todo el tiempo, afuera tupido y gris, aquí contra el balcón con goterones

cuajados y duros, que hacen plaf y se aplastan como bofetadas uno detrás de otro qué hastío. Ahora aparece una gotita

en lo alto del marco de la ventana, se queda temblequeando contra el cielo que la triza en mil brillos apagados, va creciendo

y se tambalea, ya va a caer y no se cae, todavía no se cae.

Está prendida con todas las uñas, no quiere caerse y se la ve que se agarra con los dientes mientras le crece la barriga,

ya es una gotaza que cuelga majestuosa y de pronto zup ahí va, plaf, deshecha, nada, una viscosidad en el mármol.

Pero las hay que se suicidan y se entregan en seguida, brotan en el marco y ahí mismo se tiran, me parece ver la vibración

del salto, sus piernitas desprendiéndose y el grito que las emborracha en esa nada del caer y aniquilarse.

Tristes gotas, redondas inocentes gotas. Adiós gotas. Adiós.



25/11/12

Cristina Fernández, Argentina

Nunca fui tan feliz
Por
Carlos Semorile



Políticamente hablando, nunca fui tan feliz. Y, en líneas generales, también: nunca fui tan feliz, porque mi dicha -lejos de lo que reza el credo liberal- no es una alegría irremisiblemente individual, si no que está atada a la de millares de compatriotas. Obviamente, esto no es nuevo, ni lo sería aun si hablásemos de la desdicha o la congoja. Pero las pres...
idencias de Néstor y Cristina Kirchner introdujeron un giro copernicano –también!- en el modo en que percibimos nuestras vidas y, de tal suerte, los sucesivos círculos con los que se retrata el despliegue de una existencia humana, nunca quisieron ser tan exogámicos y comunitarios como en el presente. En ese sentido, importa lo propio y lo que, desde siempre, se llama “lo ajeno” que es, en verdad, la suerte de nuestros semejantes. En su ensayo sobre “La muerta lenta de los desaparecidos en Chile”, la escritora Antonia García Castro dice que la expresión seres queridos “parece escapar a todo cuanto puede hacer y decir un cientista social. Y, sin embargo, hemos de tomarla en cuenta. Las agrupaciones de 'familiares y amigos' de presos políticos, de ejecutados políticos y de detenidos desaparecidos son una expresión poco estudiada por la sociología y la política: el lugar de los afectos en los asuntos políticos”. Y concluye: “La política debiera ser lo que uno hace, genuinamente, en nombre de otro. No contra otros, no meramente junto a otros. Lo que uno hace en nombre de otro". Particularmente, creo que nadie hace tanto como la Presidenta para que entendamos esta dimensión donde la política está imbricada, en un sentido amplio y no exclusivista, con los afectos. Ningún dirigente, ni siquiera los del palo, se anima como ella a dejar que por su cuerpo transite, se instale e irradie la emoción de hablar del amor como vínculo político, del cariño como genuina argamasa del acontecer social. Cierto es que esto también reconoce una tradición en el devenir político argentino, y que nuestros líderes históricos (mal que le pese a los liberales) han sido “nuestros” porque supieron conjugar la lengua política con los distintos verbos del cariño y el querer.
 La imprevisible Historia ha querido, además, que este pueblo, que supo tener un alto jefe material y una digna jefa espiritual, tenga hoy una única jefa espiritual y material. Ella hace, justamente, que lo material sea no sólo la adecuada y necesaria justicia de una sociedad que se precie de tal, sino también el soporte indispensable para que alcancemos “la plenitud de todas las potencias espirituales” de la Patria, es decir, la de todos y cada uno de los hijos de este suelo. De allí la felicidad en los rostros, la alegría en los hogares, y el amor en los corazones. De ahí el llanto en los actos, los moqueos durante sus discursos, los pucheros de quienes la siguen por la tele. Y sin pudores, no? Porque todos sabemos que esa risa o ese llanto es también el nuestro, porque cada vida que se realiza es una conquista que le arrebatamos a la indignidad, porque si vemos que una sombra cruza fugaz por la cara de una compañera, conocemos de qué dolores están hechos sus recuerdos, que son los nuestros. Porque cada nueva verdad histórica que alcanzamos es una bofetada al mitrismo en el que pretendieron hacernos vivir como esclavos complacientes, como abnegados repetidores de las mentiras de los “Bartolos” y sus escribas. Cómo no estar contentos si la Jefa conduce al Movimiento Nacional, y si este representa la síntesis de las aspiraciones populares y el pilar de la Nación organizada. Nunca fui tan feliz porque políticamente, socialmente, y humanamente nunca fuimos tan felices. Eso sí, que sea cierto aquello que decimos cuando cantamos en medio del agite, y que estemos dispuestos a dejarlo todo si a algún infeliz (descontento o “indichoso”) se le ocurre tocarla a Cristina e intentar robarnos esta felicidad inmensa de saber que la Argentina es nuestra. Si no aflojamos, será también una tierra feliz para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Foto: la presidenta Cristina Fernández con trabajadores, noviembre de 2012


.

23/11/12

Claudio de Aquitania el poeta

La poesía es consonancia de los Humildes.



La redención de ese trueno interior, que como comarca de sueños, nos inunda, nos acompaña toda la vida, mas allá de consideraciones y de centurias, la poesía es el camino más intenso , breve y soñado, para quien alguna vez, lloro el amor, lloro por amor, y amo esa precipitación del alma…


El poeta entonces, es un comunicador del verbo amar, de la muselina fantasmal y hermosa del alma, que se manifiesta cuando reímos, cuando lloramos, cuando nos espera un sosiego, una alabanza a la búsqueda de nuestra verdad.


La poesía no es un concepto, es el alma, como en el Haiku, todos tenemos arraigados el sonido áureo de ese etéreo caminar, de ese eterno resplandor de la pasión, que nos conmueve día a día, y nos ayuda a crear y a valorarnos como lo que somos, sentimiento.


Algo que por demás decir, la razón no comprende, sentir y pensar, son ambigüedades, bipolares y abstracciones que el ser humano busca para volver a dormirse en el bosque de tulipas y de eternidades.



El año que viene, puede llover poesía tildando los cielos con el tornasol de las almas, o este mismo día, podemos hacer que cuando crucemos una calle, abramos una ventana, nos veamos al espejo, nos inunde un sentir tan puro, que no debemos perderlo, debemos en el encontrar el camino a esa quijotesca sensación, que es soñarnos poetas, todos, todos muy dentro llevamos esa trova, ese cantico de redención, de compromiso para curar nuestras almas, curar nuestro siglo.


Poetas hay muchos, caen en granizada al albor de nuestros parpados, poetas los hay en la calle, en las radios, en las paradas de colectivos, en tribunales, en un cine, en un baño duchándose y despejando el alma, buscando la euritmia de lo bello, de lo eterno, poeta es quien sabe valorarse, quien sabe que trascender no conoce miedo, ni estigma, poeta es quien, acude al otro, como testimonio de ese arrullo, esa perennidad.


El que poetiza hoy un silencio, lo hace eterno en el místico perfumar del futuro, el que hoy escribe un verso, asi sea en una servilleta, en un bar , en el espejo luego de bañarse, en la mirada o en un beso al otro, esta dejando una huella , un sentido de su vida, busquemos ese loguismo, que no conoce lógica, si no lo exquisito, el destino….


Busquémonos en la hojarasca de la tentación, en el otoño, o el verano, el poeta no tiene limites, no tiene estacin, solo amor, y albur de las tempestades del corazón, animemos la pagina en blanco, animemos a los demás, ayudemos a quienes no pueden ver, que son lo mas hermoso….


Todos somos vida en el fondo, a mi me toca vivir un momento muy difícil, vivir con un familiar con una enfermedad terminal es difícil, pero no imposible, me toco tener amigos con diferencias, y supe poetizar sus padeceres, poetizando, energía, que se entrega, vuelve como soles de violetas, como Niágara de asombro.



Ayudemos, a esas personas que lo necesitan, un poeta es un ser fiel, que se entrega con el alma, no con el bolsillo, un poeta es quien anda en harapos, pero sabe que dentro suyo arde el alma, con el fervor de las verdades, con la pluma llena de coraje, nunca abandona el nicho de lo bello, y bello es aquello que ayudamos, que amamos, pese al tiempo, pese a las distancias, pese al desentenderse, pese al olvido, el hombre, como ser , no puede nunca dejar de amar, lo que le pone silabarios de mar en el camino, nunca pude dejar de amarse, de ser testigo de sus designios.

Escribamos un poema , una línea, en el colectivo de los sueños, escribamos una línea a quienes nos adoran en silencio, pues el silencio es el amor más poderoso, pondera mito y sentencia, cura y deja libre el trino del corazón más sincero…

Cada día al despertar, demos gracias de estar vivos, de poder contarle al mundo, nuestra verdad, a partir de un sueño, una frase, una sonrisa, un te quiero!


Doy gracias a todos ustedes, que me leen, muchas gracias….


Todos y todas son racimos de estrellas, que migran hacia el eterno resplandor del perfume pesquero, todos y todas día a día buscan, en su corazón esa lagrima de lucha, ese silenciero para poblarlo de ustedes, del otro, de lo bello, lo eterno….


Gracias.

Claude de Maupassant     Fuente: http://www.facebook.com/#!/claudiodaquitania   .

21/11/12

La que camina en la sombra

Dudar, mirar, cargar
seguir adelante.
Levantar la vista al cielo,
escuchar, caminar nuevamente.
No detenerse nunca a pensar
porque el sonido interior
te distrae y es un serio peligro de muerte

William Belle Scott (pintura)

10/11/12

Gente

“Hay gente que con solo decir una palabra
enciende la ilusión y los rosales;
que con solo sonreír entre los ojos
nos invita a viajar por otras zonas,
nos hace recorrer toda la magia.
...

Hay gente que con solo dar la mano
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca las guirnaldas,
que con solo empuñar una guitarra
hace una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con solo abrir la boca
llega a todos los límites del alma,
alimenta una flor, inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas
y se queda después, como si nada.

Y uno se va de novio con la vida
desterrando una muerte solitaria
pues sabe que a la vuelta de la esquina
hay gente que es así, tan necesaria."

Hamlet Lima Quintana.




Maria Bashkirceva
1883

29/10/12

Jodorowsky

 
 
Y estas raras cosas prendidas a tu espalda, que son las alas, tienen su razón de ser
 
 
.
 

24/10/12

Qué es el tango

El tango es un estilo musical nacido en los barrios marginales de las ciudades capitalinas de Río de la Plata hacia finales del siglo XIX. El ritmo de la habanera y el de la milonga (baile-canción del folclore argentino que surgió hacia 1870) son antecedentes de él.
A mediados del siglo pasado, y debido a la inmigración reinante, concluyeron en Buenos Aires diversas culturas, de las que nació esta gran manifestación artística de tanta originalidad que es el tango. Comenzó siendo un baile rítmico y atrevido de los barrios bajos de la ciudad que fue pasando, a través de los señoritos, a las clases sociales más elevadas, transformándose en un baile más comedido. Esta última versión llegó a Francia y conquistó más tarde toda Europa.
El tango puede considerarse como la fusión de las danzas existentes en aquella sociedad: mazurca, cuadrilla, habanera, polca y el baile africano "candombe".
Se dice que con la palabra tango los esclavos negros hacían referencia a sus tambores, sus fiestas y sus bailes. Sin embargo, hay otras teorías que abogan por su procedencia del término español taño, deribado de tañer, que significa tocar un instrumento. También se dice que la gente del campo, los payadores, que improvisaban canciones acompañadas con la guitarra (las milongas) y los compadritos (los chulos de la época), que imitaban burlonamente la gesticulación que acompañaba a la música de los negros, fueron los que dieron orígen al tango.
El tango encierra en su esencia una melancolía desgarrada, que pudo originarse en la nostálgia de los inmigrantes y en su origen marginal entre los prostíbulos. En los años setenta alcanzó gran popularidad en Europa gracias al bandoneonista Astor Piazzolla, aunque la figura más nombrada a nivel popular fue Carlos Gardel, cuya voz cautivó a sus contemporáneos y que ha permanecido hasta ahora como el gran mito del tango.
El tango es el baile de la pasión: sentimientos contenidos en un susurro, una mirada, unas palabras, unos compases.
Fuente: Bailas Catalunya 

Su interpretación puede llevarse a cabo mediante una amplia variedad de formaciones instrumentales, siendo las más características el cuarteto de guitarras, el dúo de guitarra y bandoneón, el trío de bandoneón, el piano y contrabajo, así como la orquesta típica o el sexteto.
Las letras de sus canciones están compuestas basándose en un argot local llamado lunfardo que, suelen expresar las tristezas, especialmente «en las cosas del amor»,[3] que sienten los hombres y las mujeres de pueblo, circunstancia que lo emparenta en cierto modo con el blues, sin que ello obste al tratamiento de otras temáticas, incluso humorísticas y políticas.
Enrique Santos Discépolo, uno de sus máximos poetas, definió al tango como «un pensamiento triste que se baila»

Fuente: Wikipedia

Otras fuentes:
.

http://www.mordisquitolaplata.blogspot.com.ar/

http://www.todotango.com/



http://www.paragonfineart.com/artists/fabian-perez.html  (foto)


.



 

21/9/12

DIA DEL ESTUDIANTE

Poema a los estudiantes

Que vivan los estudiantes,
jardín de las alegrías.
Son aves que no se asustan
de animal ni policía,
y no le asustan las balas
...
ni el ladrar de la jauría.
Caramba y zamba la cosa,
que viva la astronomía.
Que vivan los estudiantes
que rugen como los vientos
cuando les meten al oído
sotanas o regimientos,
pajarillos libertarios
igual que los elementos.
Caramba y zamba la cosa,
que vivan los experimentos.
Me gustan los estudiantes
porque son la levadura
del pan que saldrá del horno
con toda su sabrosura
para la boca del pobre
que come con amargura.
Caramba y zamba la cosa,
viva la literatura.
Me gustan los estudiantes
porque levantan el pecho
cuando les dicen harina
sabiéndose que es afrecho,
y no hacen el sordomudo
cuando se presenta el hecho.
Caramba y zamba la cosa,
el Código del Derecho.
Me gustan los estudiantes
que marchan sobre las ruinas;
con las banderas en alto
va toda la estudiantina.
Son químicos y doctores,
cirujanos y dentistas.
Caramba y zamba la cosa,
vivan los especialistas.
Me gustan los estudiantes
que van al laboratorio.
Descubren lo que se esconde
adentro del confesorio.
Ya tiene el hombre un carrito
que llegó hasta el purgatorio.
Caramba y zamba la cosa,
los libros explicatorios.
Me gustan los estudiantes
que con muy clara elocuencia
a la bolsa negra sacra
le bajó las indulgencias.
Porque, ¿hasta cuándo nos dura,
señores, la penitencia?
Caramba y zamba la cosa,
que viva toda la ciencia.
 
Violeta Parra
 
 

NELIDA PIÑON

NELIDA PIÑON


Nélida Piñon (Río de Janeiro, 3 de mayo de 1937) es una escritora brasileña, miembro de la Academia Brasileña de Letras, nacida en Vila Isabel, Río de Janeiro. Su nombre es un anagrama del nombre de su abuelo, Daniel. Sus abuelos eran emigrantes gallegos, en la provincia de Pontevedra, de donde se considera deudora, y que la nombró hija predilecta. Debido a la familia que tiene allí, realiza numerosos viajes a España.
Su libro "A república dos Sonhos" trata de la emigración concreta que realizaron sus abuelos desde Galicia hasta Brasil, y todas las penurias que sufren.
Estudió y se graduó en periodismo en la Pontifícia Universidade Católica do Rio de Janeiro y fue la primera mujer que llegó a ser presidenta de la Academia Brasileña de Letras en 1996. En 1995 obtuvo el Premio Juan Rulfo y en 2003 recibió el XVII Premio Internacional Menéndez Pelayo. Fue editora y miembro del consejo editorial de varias revistas en Brasil y el exterior. También ocupó cargos en el consejo consultivo de diversas entidades culturales en su ciudad natal.
Fuente: wikipedia

Para leer un cuento de Nélida Piñón, CLICK AQUI

 

Acadêmica Nélida Piñon recebe convite para se tornar Embaixadora Ibero-Americana da Cultura

A Acadêmica Nélida Piñon foi convidada pelo Secretário-Geral Ibero-americano, Enrique V. Iglesias, para se tornar Embaixadora Ibero-Americana da Cultura. A cerimônia está programada para o dia 21 de setembro, durante as celebrações pelo bicentenário da Constituição da Cidade de Cádiz, na Espanha. Quinta ocupante da Cadeira nº 30 da Academia Brasileira de Letras, eleita em 27 de julho de 1989, a carioca Nélida Piñon se tornou, em 100 anos de existência da ABL, a primeira mulher a assumir a Presidência da Casa, em 1996-1997, no ano do I Centenário da Academia.



Fuente: Academia Brasileña de Letras

.