29/4/14

Poema a Ives Domergue, desaparecido durante la dictadura militar 76/83

HUESOS DESNUDOS
Yves Marie Alain Domergue a été enlevé peu après le 20 septembre 1976 avec Cristina Cialceta Marull, sa compagne, dans la ville de Rosario, en Argentine. Il avait 22 ans, elle 20 ans. Quasiment 34 ans plus tard, en mai 2010, leurs dépouilles furent identifiées par l’Équipe argentine d’anthropologie médico-légiste (EAAF), à la suite d’une recherche collective au cours de laquelle sont intervenus, non seulement les membres des deux familles, mais aussi la Direction des droits de l’homme de la province de Santa Fe et, en particulier, les institutrices et les élèves de l’École Pablo Pizzurno de la ville de Melincué qui ont entrepris, en 2003, de reconstruire ce qui s’était passé avec les deux jeunes trouvés morts dans la région 27 ans plus tôt,à la recherche de leur identité et que justice soit faite.


Veo tus huesos desnudos.


Huesos perforados, delicadamente ordenados en una mesada.

Te miro y te reconozco.


Veo tus huesos desnudos


recorro tus miembros delgados, no quiero que tomes frío...

entonces te arropo.

Te arropo con tu primer grito en una clínica de París a la hora de la siesta del verano del '54.


Te arropo con la sal del ancho mar que nos transportó a tierras desconocidas y argentinas.


Te arropo con la ascendencia que siempre te confirió ser el mayor de nueve hermanos.


Te arropo con aquel pulóver rojo


 igualito a mi pulóver rojo y al pulóver rojo

 de nuestra única hermana mujer tejido con incansables manos de madre.

Te arropo con el corte de flequillo recto y nuca tapada, 


especialidad paterna para tus hijos varones.

Te arropo de cowboy y de tus furibundos ataques con disparos de cebita, persiguiéndome

 entre los maltratados malvones del jardín. Por fortuna, siempre corrí más ligero que vos.

Te arropo con tu camiseta blanca cruzada por una banda roja


, disputando el mismo balón de cuero número cinco, yo con los colores de Boca bien

 pegados al pecho.

Te arropo de uniforme escolar, de monaguillo, de mochilero,


 de apasionado por los números, 

de inquieto estudiante universitario, de naciente militante revolucionario
.
Te arropo con las canciones de Daniel Viglietti para juntos volver a entonar la cubana


 "Canción del elegido", 

esa que dice "Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida".

Te arropo para nuestros encuentros furtivos cuando el país ya era una gran trampa y vos un clandestino más.


Te arropo con tu único saco rústico, azul, gastado, 


y con tu postrera y ojerosa sonrisa frente al objetivo en el invierno del '76.


Te arropo y vuelvo a desvestirte de galante amante de Cristina, tu compañera.


Te arropo con los plomos que te apagaron y ahora se vuelven contra quienes te quisieron


 ocultar por siempre.

Te arropo con los yuyos y las moscas de Carreras, con la tierra de Melincué que abonaste con tu carne dolida, con las flores sobre tu tumba posadas por manos desconocidas para muertos desconocidos

.
Te arropo con los guardapolvos blancos


 de niños y docentes empecinados en ponerles nombres a los habitantes más anónimos del paraje
.
Te arropo con seis gotas de mi sangre para que tus huesos y mi plasma se fundan 


en un mismo e irrefutable ADN.

Te arropo con la mano amiga de quienes te encontraron, 


te desenterraron, te cuidaron, te devolvieron una identidad y una familia.

Te arropo, te vuelvo a desvestir y te llevo conmigo.


Hermano, amigo, compañero.


Partamos en busca de más huesos desnudos, que quedan tantos por hallar.


(Poema de Eric Domergue a su hermano Yves, secuestrado y desaparecido durante la dictadura a los 22 años, leída en Melincué el sábado por la mañana y ayer en la Iglesia de la Santa Cruz)



                                  Ives y Cristina

Eric Domergue

Ives Domergue

Ives y Cristina

Fuente: Ives Domergue

De nacionalidad francesa, Yves, el mayor de nueve hermanos, nació en París, Francia, el 8 de agosto de 1954. Próximo a cumplir cinco años de edad, su familia se radicó en la Argentina en el mes de julio de 1959; sus padres y la mayoría de sus hermanos retornaron a Francia en octubre de 1974 y él permaneció en el país que había elegido para hacer su vida y para cursar la carrera de Ingeniería en la Universidad de Buenos Aires (UBA).
Impregnado del fervor político de la época, Yves comenzó a militar, primero en el marco de la Universidad y luego en las filas del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Después del golpe de estado del 24 de marzo de 1976, obligado a la clandestinidad por la represión imperante, viajó en el mes de setiembre a la ciudad de Rosario para cumplir con una actividad encomendada por el PRT, por un breve lapso de tiempo, anticipando a su único hermano radicado como él en Buenos Aires que retornaría pronto. Pero nunca volvió. Testimonios coincidentes, algunos de ellos anónimos y otros de militantes populares que compartieron con él sus últimas actividades, permiten reconstruir los hechos: Yves, junto con su compañera Cristina, apodada "La Mexicana", fueron interceptados y detenidos por una patrulla del Ejército argentino y llevados ilegalmente al interior la base militar "Batallón 121 de Comunicaciones", de Rosario.

Pese a los incontables trámites realizados por su familia ante los gobiernos de Argentina y de Francia, organismos internacionales, humanitarios, religiosos y otros, así como ante el Papa y autoridades y legisladores de los Estados Unidos de América, todo ello acompañado por una intensa campaña en los medios, jamás se consiguió respuesta alguna de las autoridades argentinas. La detención de Yves y de Cristina nunca fue reconocida por la Junta Militar que usurpaba en aquel entonces el poder, pese a los recursos de “habeas corpus” interpuestos por su padre, quien viajó especialmente a la Argentina para iniciar su búsqueda pocas semanas después de su desaparición.
Hubo que esperar 34 años para completar gran parte de este rompecabezas que es la detención con desaparición y ocultamiento de los restos…

Poeta y pintora argentina: Daniela Fernández


Poema  en uno:




Muchas veces, es noche.


 Sueños de versos sin cadenas, sin nombre 


Palabras bálsamo para ser feliz


Confesión sin reproche


Absolución de historias 


 Proezas inventadas


mundos por cometer. 


Sujeto tácito


Fuerza imaginaria.




Daniela Fernández




         Daniela en pleno proceso creativo


¿sobre qué aristas viajaba el instante?
¿qué pensamientos anclarían al renglón?
¿dónde se esconden los mapas siderales?
¿cuales son las palabras negadas por las musas?
¿Por qué no hay fotografías detrás de los espejos?
¿cuándo se pierde noción del segundero?
¿Porqué no es ahora, tal vez, quizás, aún?
¿cuándo se escriben tantos interrogantes?




Fuente: Daniela Fernández facebook





20/4/14

También la verdad se inventa de Jorge Felippa

"Tambien la verdad se inventa"

de Jorge Felippa 


Julio Ferrari, periodista del diario Tiempo de Córdoba, vuelva a San Justo, su ciudad natal, a realizar unas notas que le permitan ganarse las vacaciones. Lo recibe Luis Palomba, un amigo de la adolescencia, también periodista. La euforia del reencuentro pronto se dispara cuando Ferrari descubre que Blanquita Bossio, B.B., su gran amor juvenil, se ha convertido en la prostituta mas cotizada de la ciudad. Ferrari se empeña en una búsqueda incierta. El nombre de B.B. provoca un silencio ominoso y sórdidas amenazas.
Es noviembre de 1978 y la dicatadura militar siembra el terror en todo el país. Enmarcada en la tradición de la narrativa policial negra o dura, También la verdad se inventa desnuda mucho más que la relación entre terrorismo y negocios sucios. Es una metáfora implacable de las conductas de una sociedad, las que allanaron el camino de las políticas liberales de los años noventa.
La novela de Jorge Felippa nos recuerda que la corrupción y el crimen son la otra cara del espejo, la moneda de cambio imprescindible para triunfar en la sociedad contemporanea


14/4/14

Osvaldo Rodríguez "Valparaíso"



"Y vino el temporal y la llovizna
con su carga de arena y desperdicio.
Por ahí paso la muerte tantas veces,
la muerte que enlutó a Valparaíso,
y una vez más el viento como siempre
limpió la cara de este puerto herido..."


Canción del disco: "Tiempo de vivir" 1972



Osvaldo Rodríguez Musso (ValparaísoChile26 de julio de1943 - BardolinoItalia18 de marzo de 1996), más conocido por su apelativo de Gitano Rodríguez, fue un trovador, poeta y ensayista chileno, creador de la peña de Valparaíso, y autor de la célebre y popular canción dedicada a su ciudad natal

1/4/14

Cada vez más cerca

El asombro crece en tus ojos
la línea del horizonte se corre más atrás
el tercer párpado pugna
y vos sos cada vez más
vos.


  Gordon Art