25/11/12

Cristina Fernández, Argentina

Nunca fui tan feliz
Por
Carlos Semorile



Políticamente hablando, nunca fui tan feliz. Y, en líneas generales, también: nunca fui tan feliz, porque mi dicha -lejos de lo que reza el credo liberal- no es una alegría irremisiblemente individual, si no que está atada a la de millares de compatriotas. Obviamente, esto no es nuevo, ni lo sería aun si hablásemos de la desdicha o la congoja. Pero las pres...
idencias de Néstor y Cristina Kirchner introdujeron un giro copernicano –también!- en el modo en que percibimos nuestras vidas y, de tal suerte, los sucesivos círculos con los que se retrata el despliegue de una existencia humana, nunca quisieron ser tan exogámicos y comunitarios como en el presente. En ese sentido, importa lo propio y lo que, desde siempre, se llama “lo ajeno” que es, en verdad, la suerte de nuestros semejantes. En su ensayo sobre “La muerta lenta de los desaparecidos en Chile”, la escritora Antonia García Castro dice que la expresión seres queridos “parece escapar a todo cuanto puede hacer y decir un cientista social. Y, sin embargo, hemos de tomarla en cuenta. Las agrupaciones de 'familiares y amigos' de presos políticos, de ejecutados políticos y de detenidos desaparecidos son una expresión poco estudiada por la sociología y la política: el lugar de los afectos en los asuntos políticos”. Y concluye: “La política debiera ser lo que uno hace, genuinamente, en nombre de otro. No contra otros, no meramente junto a otros. Lo que uno hace en nombre de otro". Particularmente, creo que nadie hace tanto como la Presidenta para que entendamos esta dimensión donde la política está imbricada, en un sentido amplio y no exclusivista, con los afectos. Ningún dirigente, ni siquiera los del palo, se anima como ella a dejar que por su cuerpo transite, se instale e irradie la emoción de hablar del amor como vínculo político, del cariño como genuina argamasa del acontecer social. Cierto es que esto también reconoce una tradición en el devenir político argentino, y que nuestros líderes históricos (mal que le pese a los liberales) han sido “nuestros” porque supieron conjugar la lengua política con los distintos verbos del cariño y el querer.
 La imprevisible Historia ha querido, además, que este pueblo, que supo tener un alto jefe material y una digna jefa espiritual, tenga hoy una única jefa espiritual y material. Ella hace, justamente, que lo material sea no sólo la adecuada y necesaria justicia de una sociedad que se precie de tal, sino también el soporte indispensable para que alcancemos “la plenitud de todas las potencias espirituales” de la Patria, es decir, la de todos y cada uno de los hijos de este suelo. De allí la felicidad en los rostros, la alegría en los hogares, y el amor en los corazones. De ahí el llanto en los actos, los moqueos durante sus discursos, los pucheros de quienes la siguen por la tele. Y sin pudores, no? Porque todos sabemos que esa risa o ese llanto es también el nuestro, porque cada vida que se realiza es una conquista que le arrebatamos a la indignidad, porque si vemos que una sombra cruza fugaz por la cara de una compañera, conocemos de qué dolores están hechos sus recuerdos, que son los nuestros. Porque cada nueva verdad histórica que alcanzamos es una bofetada al mitrismo en el que pretendieron hacernos vivir como esclavos complacientes, como abnegados repetidores de las mentiras de los “Bartolos” y sus escribas. Cómo no estar contentos si la Jefa conduce al Movimiento Nacional, y si este representa la síntesis de las aspiraciones populares y el pilar de la Nación organizada. Nunca fui tan feliz porque políticamente, socialmente, y humanamente nunca fuimos tan felices. Eso sí, que sea cierto aquello que decimos cuando cantamos en medio del agite, y que estemos dispuestos a dejarlo todo si a algún infeliz (descontento o “indichoso”) se le ocurre tocarla a Cristina e intentar robarnos esta felicidad inmensa de saber que la Argentina es nuestra. Si no aflojamos, será también una tierra feliz para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Foto: la presidenta Cristina Fernández con trabajadores, noviembre de 2012


.

23/11/12

Claudio de Aquitania el poeta

La poesía es consonancia de los Humildes.



La redención de ese trueno interior, que como comarca de sueños, nos inunda, nos acompaña toda la vida, mas allá de consideraciones y de centurias, la poesía es el camino más intenso , breve y soñado, para quien alguna vez, lloro el amor, lloro por amor, y amo esa precipitación del alma…


El poeta entonces, es un comunicador del verbo amar, de la muselina fantasmal y hermosa del alma, que se manifiesta cuando reímos, cuando lloramos, cuando nos espera un sosiego, una alabanza a la búsqueda de nuestra verdad.


La poesía no es un concepto, es el alma, como en el Haiku, todos tenemos arraigados el sonido áureo de ese etéreo caminar, de ese eterno resplandor de la pasión, que nos conmueve día a día, y nos ayuda a crear y a valorarnos como lo que somos, sentimiento.


Algo que por demás decir, la razón no comprende, sentir y pensar, son ambigüedades, bipolares y abstracciones que el ser humano busca para volver a dormirse en el bosque de tulipas y de eternidades.



El año que viene, puede llover poesía tildando los cielos con el tornasol de las almas, o este mismo día, podemos hacer que cuando crucemos una calle, abramos una ventana, nos veamos al espejo, nos inunde un sentir tan puro, que no debemos perderlo, debemos en el encontrar el camino a esa quijotesca sensación, que es soñarnos poetas, todos, todos muy dentro llevamos esa trova, ese cantico de redención, de compromiso para curar nuestras almas, curar nuestro siglo.


Poetas hay muchos, caen en granizada al albor de nuestros parpados, poetas los hay en la calle, en las radios, en las paradas de colectivos, en tribunales, en un cine, en un baño duchándose y despejando el alma, buscando la euritmia de lo bello, de lo eterno, poeta es quien sabe valorarse, quien sabe que trascender no conoce miedo, ni estigma, poeta es quien, acude al otro, como testimonio de ese arrullo, esa perennidad.


El que poetiza hoy un silencio, lo hace eterno en el místico perfumar del futuro, el que hoy escribe un verso, asi sea en una servilleta, en un bar , en el espejo luego de bañarse, en la mirada o en un beso al otro, esta dejando una huella , un sentido de su vida, busquemos ese loguismo, que no conoce lógica, si no lo exquisito, el destino….


Busquémonos en la hojarasca de la tentación, en el otoño, o el verano, el poeta no tiene limites, no tiene estacin, solo amor, y albur de las tempestades del corazón, animemos la pagina en blanco, animemos a los demás, ayudemos a quienes no pueden ver, que son lo mas hermoso….


Todos somos vida en el fondo, a mi me toca vivir un momento muy difícil, vivir con un familiar con una enfermedad terminal es difícil, pero no imposible, me toco tener amigos con diferencias, y supe poetizar sus padeceres, poetizando, energía, que se entrega, vuelve como soles de violetas, como Niágara de asombro.



Ayudemos, a esas personas que lo necesitan, un poeta es un ser fiel, que se entrega con el alma, no con el bolsillo, un poeta es quien anda en harapos, pero sabe que dentro suyo arde el alma, con el fervor de las verdades, con la pluma llena de coraje, nunca abandona el nicho de lo bello, y bello es aquello que ayudamos, que amamos, pese al tiempo, pese a las distancias, pese al desentenderse, pese al olvido, el hombre, como ser , no puede nunca dejar de amar, lo que le pone silabarios de mar en el camino, nunca pude dejar de amarse, de ser testigo de sus designios.

Escribamos un poema , una línea, en el colectivo de los sueños, escribamos una línea a quienes nos adoran en silencio, pues el silencio es el amor más poderoso, pondera mito y sentencia, cura y deja libre el trino del corazón más sincero…

Cada día al despertar, demos gracias de estar vivos, de poder contarle al mundo, nuestra verdad, a partir de un sueño, una frase, una sonrisa, un te quiero!


Doy gracias a todos ustedes, que me leen, muchas gracias….


Todos y todas son racimos de estrellas, que migran hacia el eterno resplandor del perfume pesquero, todos y todas día a día buscan, en su corazón esa lagrima de lucha, ese silenciero para poblarlo de ustedes, del otro, de lo bello, lo eterno….


Gracias.

Claude de Maupassant     Fuente: http://www.facebook.com/#!/claudiodaquitania   .

21/11/12

La que camina en la sombra

Dudar, mirar, cargar
seguir adelante.
Levantar la vista al cielo,
escuchar, caminar nuevamente.
No detenerse nunca a pensar
porque el sonido interior
te distrae y es un serio peligro de muerte

William Belle Scott (pintura)

10/11/12

Gente

“Hay gente que con solo decir una palabra
enciende la ilusión y los rosales;
que con solo sonreír entre los ojos
nos invita a viajar por otras zonas,
nos hace recorrer toda la magia.
...

Hay gente que con solo dar la mano
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca las guirnaldas,
que con solo empuñar una guitarra
hace una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con solo abrir la boca
llega a todos los límites del alma,
alimenta una flor, inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas
y se queda después, como si nada.

Y uno se va de novio con la vida
desterrando una muerte solitaria
pues sabe que a la vuelta de la esquina
hay gente que es así, tan necesaria."

Hamlet Lima Quintana.




Maria Bashkirceva
1883