3/2/11

La falda y el infinito


Algunas veces

El movimiento en la falda amortigua los pasos.

Otras veces, los besos.

Y cuando amortigua nostalgias

la quietud de la muerte

se adueña de la cintura

pero las piernas se rebelan,

dibujan círculos desde la arena.

Un dedo, luego el otro,

trazo el símbolo del infinito

Sin darme cuenta.

Laura

6 comentarios:

  1. LINDO TU POEMA Y HERMOSA FOTO
    ME DISTRAJO LO DEL DEDO JAJAJ
    TE SIGO

    ResponderEliminar
  2. !Magnífico! Un poema completito, muy bien logrado.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Las piernas no se rinden.
    No tienen nostalgias ni tristezas.
    Diría que tienen vida propia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ahora le dicen piernas, en mi época le decíamos de otra forma, jej
    Me parece buena la forma de contar en versos algo asi como un sentimiento profundo

    ResponderEliminar
  5. Aqui le llamamos polleras a las faldas, y su andar siempre llaman la atencion ´porque se deja ver el movimiento de las piernas.

    Me gusto.

    ResponderEliminar
  6. Hola Sombra en llamas, paso a leerte, me encanta como escribes, me inspiras y me haces pensar... las piernas tienen una gracia única... y las faldas son como su coreografía.....gracias

    Besos y buen finde amiga

    ResponderEliminar

[a]Vertientes de pensamiento[/a]