21/1/13

Cayetano Rodríguez y Ernesto Cardenal

Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:
yo porque tú eras lo que yo más amaba
y tú porque yo era el que te amaba más.
Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
porque yo podré amar a otras como te amaba a ti
pero a ti no te amarán como te amaba yo

Es un anagrama de Ernesto Cardenal, poeta y revolucionario nicaragüense que ayer cumplió años. 



Hoy 21 de enero, recordamos a otro poeta y revolucionario: Cayetano Rodríguez. 


Fue diputado en la Asamblea del año 13, también en el Congreso de Tucumán. Tiene un poema hermoso a los esclavos negros que habían luchado en la defensa de Buenos Aires durante las Invasiones Inglesas. Y sobre todo, fue el gran maestro de quien aprendió Mariano Moreno.


Franciscano, Poeta, Periodista y Patriota.

-La patria es una nueva musa que nos influye divinamente.
 
(Fray Cayetano Rodríguez)


NACIÓ EN SAN PEDRO (BUENOS AIRES) EN 1761.
 
MURIÓ EN BUENOS AIRES EL 21 DE ENERO DE 1823. 

Además de ser uno de los más destacados patriotas, en la época de la Revolución de Mayo y la declaración de la Independencia nacional, Fray Cayetano Rodríguez fue también un entusiasta promotor del avance cultural del país y un educador de trayectoria. 

Curso sus estudios primarios en un colegio comandado por los Padres franciscanos y, luego de bachillerarse, cuando tenía 16 años, ingresó a la Orden Franciscana, en calidad de novicio. Recibió las órdenes sacerdotales en 1793. 

Luego, en la Universidad de Córdoba, comandó las cátedras de teología y filosofía, entre los años 1783 y 1790. 

Sobre esta última ciencia redactó dos tomos manuscritos que han llegado hasta el presente y en ellos trata de los fenómenos de la naturaleza, basándose en trabajos de estudiosos europeos.

Las lecciones que Rodríguez dictó se conservan en varios códices que contienen la Lógica, la Física General, y la Física Particular. 

En 1790, regresó a Buenos Aires, y se dedicó a enseñar teología, filosofía hermenéutica y física en el Convento de los franciscanos. (En esa época, la filosofía y la teología eran materias que tenían muchos puntos en contacto. 

La doctrina filosófica predominante, y a la que adhería la Iglesia, era el escolasticismo, derivado de las enseñanzas de Aristóteles. 

Si bien en Europa el mecanicismo ya había comenzado a resquebrajar el nomolítico edificio escolástico, en América, la filosofía aun se enseñaba con estricto respeto por esta doctrina.) 

En 1796, Rodríguez dictó un curso de lógica, del cual se conservan copias escritas en el convento de San Francisco, en Buenos Aires, y en la ciudad de Jujuy.

En 1807, compuso un poema consagrado a la libertad de los esclavos que tomaron parte en la defensa de Buenos Aires. 

Eran tiempos difíciles, y Rodríguez se convirtió en un decidido patriota. 

En esos años, se relacionó estrechamente con el joven Mariano Moreno, y fue su protector y maestro.

En mayo de 1810, Rodríguez tomó parte activa de los sucesos independentistas. 

El 24 de septiembre de 1810, a iniciativa de Moreno, fue nombrado por la Primera Junta de Gobierno, director de la Biblioteca Pública, recién instaurada, cargo que desempeñó hasta 1814. 

En 1811, fue designado Ministro Provincial, y, en 1812, comenzó su actuación política, como vocal de la Asamblea, que fue disuelta casi de inmediato por influencia de Rivadavia. 

Fue elegido diputado a la Asamblea General Constituyente de 1813, donde tuvo que redactar el diario de sesiones denominado Redactor de la Asamblea. 

El 25 de mayo de 1813 se ejecutó y cantó por primera vez el Himno Nacional en oportunidad de conmemorarse el tercer aniversario de la Revolución de Mayo y festejando los triunfos de Tucumán y Salta.

Asistieron a ese hecho histórico, además de Mariquita Sánchez, Thompson, Remedios de Escalada, San Martín, Alvear, Balcarce, Blas Parera, Vicente López y Planes y Fray Cayetano Rodríguez entre otros. 

En 1815, fue designado representante por Buenos Aires al Congreso de Tucumán. Allí, presentó una moción para nombrar una comisión que debía preparar el proyecto de Constitución. 

Según se cree, y en virtud a sus dotes de redactor, es posible que el acta de la declaración de la Independencia argentina fuera obra de fray Cayetano Rodríguez. 

Posteriormente, vivió dedicado a sus trabajos sacerdotales y a la labor pública. En 1822, fundó el periódico El Oficial del Día, desde el cual defendió las ideas de la Iglesia en oposición al periódico El Centinela, que promovía reformas eclesiásticas y que apoyaba al gobierno de Rivadavia, con quien Fray Cayetano Rodríguez nunca coincidió. 

Fray José Cayetano Rodríguez falleció en Buenos Aires, el 21 de enero de 1823, a los 62 años de edad.
      
Educ.ar S.E. - Saavedra 789 - Ciudad de Buenos Aires - C1229ACE - Tel / Fax: 54-11-5129-6500 (rot.) - Argentina


No hay comentarios:

Publicar un comentario

[a]Vertientes de pensamiento[/a]